sábado

Acampando en Luján mientras se avecinaba una tormenta que todos recordamos

A fines de marzo del 2007 hubo una tormenta atroz en Bs.As. Muchos la recordarán porque hubo varios afectados.
Ése finde estabamos acampando en Luján, en el Camping El Triángulo; que está sobre la Ruta 7  km 69,500 cruzando el puente del Río Luján mano izquierda.
Es un lugar pequeño, zona baja y muy cercana al río.
Era viernes por la noche cuando pasada la 01 de la madrugada comienza a llover, por el momento era leve, así que no irrumpió el sueño...  pero tipo 2 o 3 se empiezan a escuchar truenos y mucha lluvia.
La carpa iglú era para 4 personas, no era algo que uno le diera mucha fé para tolerar una tormenta; pero se la bancó bastante bien ( mientras no toques el techo o los costados). Tempranito como de costumbre a levantarse para recorrer Jauregui, Pueblo Nuevo y Villa Flandria. El sol había salido y mas o menos se podía transitar.
Luego de las 19 hs ya casi sin luz cómo para sacar fotos, retomamos rumbo al camping y el cielo nos contaba de algunas nubes. No sólo el cielo nos decía que se venía una intensa lluvia, al regresar notamos que sólo quedábamos dos carpas en el lugar.
Mentiría si digo que no pensamos en volver y más estando tan cerca. Pero el desafío siempre está latente y más cuando hay "otros" que no se bajaron aún con el clima, lejos quiere uno andar quedando como un flojito... Animados por la aventura, la juventud y la competencia ... decidimos quedarnos.
A las 21 hs comenzamos el fuego para el asado rogando que no nos corra la lluvia.
Los de "la otra carpa" recién comenzaban el asado cuando nosotros ya estábamos comiendo.
Los relámpagos se hacían notar cada vez menos espaciados y la tormenta prometía ser mayor que la noche anterior. Pudimos hacer sobremesa hasta que comenzó a gotear y "los otros" en medio del asado...
Nos fuimos a la carpa, obviamente no hay mejor sonido que la lluvia para dormirse. Cada tanto una gota entraba por entre la costura.

Luego de un largo intervalo sin llover , a las 9 hs, comienza a crecer la lluvia de un modo abismal, obviamente nos despertamos sobresaltados; pero mayor fue nuestra preocupación cuando vimos que esa famosa comodidad al dormir se debía a un colchón de agua que teníamos debajo.
Todo el camping tenía fácil de 5 a 15 cm de agua, y algunos charcos. Era muy intensa cómo para quedarse en la carpa, así que volamos al auto para poder salir de el camping y buscar una plataforma más estable y alguna estructura que nos acobije.
El peugeot 504 coleaba al salir, casi sin poder controlarlo, aún no sé cómo logramos sacarlo...
El camping anterior a éste, que estaba pegado al río Luján, ya no se distinguía del río; tampoco se divisaban las piletas o las mesas.

Sobre ruta 7 vimos a dos cuadras una vieja estación de servicio, así que manejamos hasta allí.
Prendimos la vieja garrafa , calentamos agua que sacamos de una canilla, nos lavamos los dientes con la lluvia, desayunamos budín con mate y junto a unos cuantos autos y camionetas... esperamos a que se apacigüe el tiempo.
Luego de dos horas frenó la lluvia y salió el sol , entonces fuimos a recorrer Carlos Keen.
De regreso al campamento conocimos las ollas que el agua formaba en Luján. Para los motocross y los cuatriciclos fué el día ideal.
Emprendimos el regreso y fuimos los últimos en irnos.


LOS DE LA OTRA CARPA

NOSOTROS DESPUÉS DE LA LLUVIA MAYOR

LA ESTACIÓN DE SERVICIO QUE NOS ACOGIÓ DESPUES DE LA LLUVIA

RUTA 7 INUNDADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada